Vídeo

La sagrada familia acabada

Bueno, con el motivo de que el plazo de este blog de arte acaba, y que a todos nos interesa la arquitectura, quería dejar una de las mayores obras de arte (para mi gusto) que existe, o existirá. En mi opinión ya es una obra de arte magnífica, y dudaba si el hecho de estar acabada la haría más majestuosa, pero visto lo visto, lo supera con creces. Será una construcción de magnitudes asombrosas, y se puede apreciar perfectamente ya que al fondo podemos compararlo con la gran ciudad que es Barcelona.
Espero que os guste.

Anuncios

Vídeo

See you in hell, Pachelbel

Aquí os dejo un video muy gracioso acerca del famoso –famosísimo– canon de Pachelbel, en el que el comediante se queja del pobre papel tan repetitivo que tienen los cellos y de cómo el canon de Pachelbel le perseguirá durante toda su vida en canciones muy conocidas (que tienen la misma armonía).
El video está en inglés, no he podido encontrarlo con subtítulos en castellano.
Que disfrutéis:

Imagen

Volver…

Volver...

No es esa la foto que normalmente se elegiría como representante de los recuerdos de un fantástico viaje a Italia: no aparecen los hermosos monumentos ni obras de arte, ni los bellos paisajes…
Aquí aparece la escultura de un jabalí, con el morro pulido de tanto ser frotado, un fondo que recuerda a la parte trasera del mercadillo que ponen al girar la esquina y tres amigas con ilusión y ganas de volver (aunque el dolor en las piernas de tanto patear, de subir la cúpula, ya se nota en las caras)… Con esta foto quien diría que estamos es Florencia…
Cuenta la leyenda (o la sabiduría popular) que si colocas una monedita en el morro del jabalí, la sueltas y ésta cae dentro de una rejillita que hay justo debajo del morro del jabalí, si todo esto se cumple, el destino se asegurará de que vuelvas a Florencia (los Italianos y esto de volver, y la competencia a Roma y su Fontana de Trevi).
Nosotras tiramos la monedita, varias veces, y al final (haciendo trampa y después de muchos intentos) conseguimos que entrara. No sé si será suficiente para que volvamos (encima solamente eran 5 céntimos)
He elegido esta foto por el recuerdo del viaje que evoca en mi: no solo vimos cantidad de cosas sino que lo pasamos en grande, nos reímos e hicimos el loco todo lo que quisimos. La he elegido porque cuando la hicimos estábamos convencidas de que volveríamos y de que nada habría cambiado, y gracias a la foto ese sentimiento nunca ha muerto.

Fotografía: Orto

Fue difícil escoge una foto, sólo una.

El ir a la universidad en metro a una hora tan temprana me hizo descubrir el amanecer y el atardecer, siempre que pude hice una foto con el móvil, y desde el interior del metro, en movimiento.

Y la ganadora fue esta:

290120131554

La elegí por los colores (los colores del arco iris) y es el huerto que está cerca del bloque de viviendas donde vivo.

Y la hice el 29 de Enero de este año. No tiene ninguna edición, es así como la saqué. El tamaño viene determinado por la cámara. Hubieron 6 intentos antes que este. Me gusta como salió, y el único foco de luz que se ve en esta imagen es la del Sol pero hay otro que no le afecta y es la del metro. La separación entre la vista real de este hermoso amanecer es el vidrio del tren, pero extrañamente este día estaba impoluto y gracias a ello la foto salió bien, sin personas reflejadas.

Aun sin la presencia del Sol en primer plano (que para mí hubiera sido genial, porque para mí es el protagonista de esta foto -jajaja-) toda la foto es producto, es el resultado, es el reflejo de este (el Sol). Es como si viéramos la silueta/la sombra del Sol.

Esta es la imagen de la sombra del Sol acercándose a la Tierra.

Bueno estas son otras de las fotos que tenía, no son fotos de profesionales, sólo quería recordar algunos días o sólo quería recordar ese cielo:

0806201348909042013304

1504201332815042013329

170120131428300120131584

30012013159410122012997

Las nubes están negras

SAM_400609062013507

SAM_7206SAM_7211 SAM_7274 SAM_7276 SAM_7442 SAM_7445

Muerte en Venecia

Quería recomendar un libro que leí hace un tiempo (así que voy a hablar un poco de memoria). Se trata de La muerte en Venecia de Thomas Mann.

Thomas Mann es uno de mis autores preferidos. Fue un escritor alemán de novela psicológica y filosófica. Entre los muchos temas sobre los que escribió este autor se encuentran el arte y la filosofía del arte; de hecho, todos los relatos que he leído de él hablan en alguna medida del arte: Doktor Faustus (un compositor que vende su alma al diablo), La montaña mágica (en la que se abordan muchos temas, siendo el arte uno de ellos, aunque no el más importante), La Muerte en Venecia, Mario y el Mago… Thomas Mann fue galardonado con un premio Nobel (1929) en reconocimiento a su trayectoria literaria.

Esta novela que os propongo es una de sus mejores obras, a mi parecer. No es muy larga, se lee relativamente fácil y sin embargo tiene un gran contenido. Quería hablar de ella aquí porque la novela habla fundamentalmente de la belleza.

El protagonista, Gustav von Aschenbach, un afamado escritor de ordenada vida, viaja a Venecia por un impulso sin mucho fundamento. Allí, en el hotel en el que se hospeda, en la isla del Lido, se aloja una familia polaca, a la que pertenece el otro protagonista de la novela: el joven Tadzio.

A lo largo de la novela, Aschenbach desarrolla un estado de enamoramiento platónico hacia el efebo, que se ve alentado por el mismo joven que parece en parte darse cuenta del estado del artista. El escritor llega a una desfiguración de sus prioridades, de su personalidad y de su físico verdaderamente grotesca. La novela, como su nombre indica, termina con la muerte del escritor,  que presa de la epidemia se entrega a los brazos de la parca con tal de no dejar de contemplar al bello muchacho.

Hay que aclarar que Tadzio es la representación de una belleza casi divina, que no posee ninguna imperfección, todo en él es armonía y equilibrio… El enamoramiento que experimenta el escritor no es tanto a la persona de Tadzio en sí sino más bien a su belleza. Él se queda prendado en primer lugar de la belleza y la gracia de la criatura. Es decir es un enamoramiento de un tipo estético, incluso carnal, pero no tanto sentimental. Además es un amor irrealizable y condenado a ser platónico. Y ahora el cotilleo: ya podéis imaginaros las ampollas que levantó al tratarse de un enamoramiento de un hombre hacia otro, aunque en fundamento la novela no trate en forma principal de la homosexualidad.

En el transcurso de esta narración, vivida desde el punto de vista de Aschenbach, vamos adentrándonos en el universo de lo bello. Es un camino paradójico, pues cuanto más se acerca el escritor al joven (primero fijándose en él, luego sintiendo agrado, posteriormente enamorándose, después cambiando de aspecto y finalmente muriendo por su causa), mientras más se acerca el ser humano al objeto de belleza efímera y divina, más se acerca a su propia destrucción, más se pierde a sí mismo, sustituyendo los principios lógicos y metódicos en los que se sustentaba su vida por otros nuevos, caprichosos… Es increíble como el amor al objeto bello trastorna completamente la existencia del escritor. Da incluso miedo el ver cómo podría verse influida la existencia de uno…

A parte de este camino de perdición, el tema principal es, por supuesto, la belleza. Aquí viene la pregunta: ¿Una cosa es bella porque me gusta, o me gusta porque es bella? O lo que es lo mismo: qué es antes, ¿la belleza o el “placer estético”? La tesis de la novela parece clara: existe el ideal de belleza (Tadzio), existe la belleza y a partir de este principio, viene el placer estético… pero Aschenbach no lo pensaba así antes de conocer a Tadzio. Además, el resto de gente de la playa ¿no se da cuenta de ese objeto de belleza que hay ante sus ojos? Incluso: ¿No sacamos ligeramente la conclusión de que es una situación un tanto exagerada la que se da? ¿Por qué sólo se enamora Aschenbach?

Y aún hay más: si esa belleza natural es de un corte divino, asexuado, casi inhumano, ¿en qué posición deja esto al arte? ¿Debemos abandonar las prácticas artísticas porque solo la naturaleza alcanza la perfección? Recordemos que Aschenbach deja de un lado al arte (su profesión, su vida, su literatura) en favor de esa belleza, perfecta y natural. Inalcanzable. Quizás la respuesta está en que el arte convierte esa belleza efímera en algo duradero e “imperturbable” (Tadzio al fin y al cabo envejecerá) ¿Intenta el arte alcanzar este ideal natural o más bien intenta escapar a la creación natural y crear algo más perfecto e irreal, imperturbable y, en cierto sentido, eterno?

Todas estas reflexiones (y muchas más, que no pongo aquí porque no pararía) surgen de la lectura de este libro.

No puedo dejar de hablar de la película con el mismo nombre del director italiano Luchino Visconti. La película, bajo mi punto de vista, es una maravilla: ritmo lento, tomas largas de la ciudad de Venecia (tanto para los más conocidos paisajes como para los más tenebrosos), mucha imagen y pocos diálogos, música bellísima del adagietto de la quinta de Mahler (según dicen, la persona en la que se basó Mann para crear el personaje de Aschenbach), y una gran interpretación en el papel de Tadzio por el actor Björn Andresen. Una delicia para la vista y para la mente y bastante elocuente a la hora de expresar lo que dice la novela.

muerte en veneciaFotograma de la película.

 

Fotografía: Las colúmbidas

Las fotografías o los cuadros (para mí) son verdadero arte cuando son especialmente personales. Cuando es el artista quien lo hace por amor al arte y nada más, cuando lo asocias a algo personal, es ahí cuando pasa de ser arte a ser un tesoro. Bueno cuando derramas en la foto un poco de tu corazón.

Para mi esta foto es un tesoro, no sólo porque las palomas de colores me gustan ni porque disfrute contemplando esto, sino porque se la hice para alguien especial (que todavía no la ha visto), bueno eso es lo que la hace más especial.

260120131520_2

Esta foto está hecha el 26 de Febrero de este año, y era un sábado al mediodía.

No se ve bien, la resolución se ve mejor en mi móvil. Esta foto es una ampliación de la foto original, porque cuando estaba sacando las fotos las palomas volaban demasiado deprisa, fue gracioso y divertido hacerlas.

El contexto es este: en el pueblo donde vivo hay ciertas días del año que unas personas liberan a sus palomas (que están pintadas) y  dejan que vuelen por el pueblo, aunque no se alejan del río y vuelan en grupo. Y la verdad me gusta verlo, no sé si lo hacen en unas fechas en concreto. Para mí las palomas simbolizan la sencillez, la paz y la armonía, no es que sean mis aves favoritas pero me gusta observarlas cuando vuelan y cuando andan, me da mucha gracia como mueven su cabeza.

Bueno, la luz en la foto es blanca, justamente en la imagen el cielo está despejado, el color que predomina es el azul y el color de las palomas. Hay mucho movimiento por la resolución de la imagen no se percibe, también se puede ver la Luna y la estela de un avión. La mayor parte de la composición la ocupan las palomas, que están en primer plano, la Luna y la estela ocupan un plano secundario.

Y este es el río por donde estaban revoloteando.

260120131516

Imagen

Fotografía #2: tranquilidad en la playa

Fotografía #2: tranquilidad en la playa

Esta es una fotografía que tomó mi padre en un “child out”, vacío por la mañana temprano. Esta imagen me gusta tanto porque me parece que inspira tranquilidad, silencio y calidez por los tonos cálidos, la presencia del mar y la ausencia de personas.

Con una intensa iluminación natural, su composición asimétrica nos presenta una fila de estas “camas” que hacen parecer que hay un camino blanco en la arena, cubierto por unas cortinas atravesadas por el Sol. Éstas ocupan el encuadre de arriba a abajo, dejando ver en la parte derecha un pequeño fragmento del mar.

De alguna forma, al verla la foto, podemos incluso oír el sonido del mar y del viento sobre las telas, abombadas por él, transmitiendo la tranquilidad propia de una playa desierta, aquellas que el Mediterráneo, siempre saturado, no tiene y buscamos bastante lejos de nuestra tierra.

Comentario de fotografía: La noria

DSC_0066

Como ya comenté en mi anterior entrada, no soy muy de hacer fotos, excepto en contadas ocasiones. Una de ellas es este caso, una foto tomada para, algo cruelmente, dar envidia a los demás. Es una imagen de la feria que montan en el antiguo cauce del Turia en verano, y que encontré por casualidad con una amiga este verano, por lo que decidimos enviarle una foto al resto de nuestro grupo por Whatsapp. La verdad es que con la facilidad de enviar fotos por el móvil, hoy en día hasta el menos interesado en fotografía como yo acaba haciendo muchas, aunque pocas de ellas merezcan verdaderamente la pena.

La fotografía destaca uno de los elementos que más me gusta de las ferias: la noria. La tomé mientras esperaba para montar en ella, y recordé la existencia de esta foto precisamente porque hace unos días fui a la feria que ahora mismo está montada en el puerto.

La imagen está claramente dividida en dos partes: a la izquiera un primer plano de los vagones de la noria, y a la derecha un fondo de cielo nocturno con algunas otras atracciones recortadas en él. Destaca la luz y el color de la parte inferior de la fotografía, que poco a poco van desapareciendo en el celaje oscuro, una desaparición que se acentúa con la curva de los vagones, cada vez más pequeños y oscuros conforme van ascendiendo. También llaman la atención los contornos borrosos de muchos de los  elementos que aparecen, puesto que están en movimiento, aportándole a la imagen un aire de animación muy típico de ese lugar.

La fotografía transmite a la perfección la vivacidad y energía de la feria, que es uno de los lugares que más me gustan, tal vez por ser algo efímero que solo se puede disfrutar unos días al año.

Fotografía científica

Seguiremos con Van Gogh y la ciencia.

Título: Noche estrellada de Van Gogh ( Sterrennacht)
Autor: Martí Busquets Fité
Coautor: Míriam Varón
Microscopio óptico Axio Observer z1m de Zeiss

Su autor (Martí Busquets Fité, fue uno de los ganadores del primer premio)  la llamó “Noche estrellada de Van Gogh”  y corresponden a la observación de hilos de cobalto, que se formaron a partir de nanopartículas magnéticas de cobalto de 8 nanómetros. Estas partículas se juntan automáticamente después de ser colocadas sobre una superficie de grafito altamente orientado, lo que generó estas increíbles estructuras de filamentos entrelazadas (las nanopartículas y materiales de cobalto nanoestructurales son de gran utilidad para el estudio de sus propiedades magnéticas)

Claramente el cuadro de Van Gogh es la inspiración, no sabemos cuantas fotografías han tenido que hacer antes de conseguir la buena (esta). Es difícil de analizar esta fotografía, ni la luz, composición, tamaño, forma, porque estamos hablando de nanómetros, es una imagen de microscopía óptica, y por lo que he leído no se le añadido ningún filtro de color salvo ajustes de contraste.

Otras imágenes del concurso (http://www.mundo-geo.es/ciencia/las-mejores-fotografias-cientifica-2010?image=1):

Título: El comienzo del ámbar

 

Título: Medusas de mar

 

Título: Del desorden al orden

 

Título: Dos proteínas exclamativas

El ARTE sirve como fuente de inspiración a la ciencia

Es una historia muy corta pero curiosa.

El cuadro de Vincent Van Gogh, La Casa Blanca de Noche, tiene en su parte derecha no es ni el Sol ni la Luna.

Al final lo que Van Gogh había pintado era Venus (el objeto celeste más brillante después del Sol y la Luna). Cien años más tarde un un historiador de arte y un astrónomo lo descubrieron, y fue con la ayuda de muchos programas informáticos, colocándose en la misma posición de frente a la casa (y sí, esta casa existía)…

Finalmente descubrieron todo:

La casa estaba en Auvers (Paris), sabían los puntos cardinales de la casa (fachada hacia el norte), fue hecha en el atardecer. Y también sabían que el objeto celeste desconocido estaba a 15 grados sobre el horizonte.

Y con con un programa informático que representaba el cielo en cualquier época y en cualquier lugar, averiguaron que Van Gogh pintó el cielo del día 16 de junio de 1890 a las 7 de la tarde.

Van Gogh le escribió a su hermano Theo (el 17 de junio de 1890): “He terminado el cuadro de La Casa Blanca con una estrella muy brillante en el cielo de noche“.

Es algo increíble como un cuadro puede incitar a averiguar que es lo que había representado y como el cuadro fue tan informativo que los llevó a descubrir que no era lo que parecía ser . Y Venus sólo se puede ver a primeras horas de la noche o o de la mañana.