El ARTE sirve como fuente de inspiración a la ciencia

Es una historia muy corta pero curiosa.

El cuadro de Vincent Van Gogh, La Casa Blanca de Noche, tiene en su parte derecha no es ni el Sol ni la Luna.

Al final lo que Van Gogh había pintado era Venus (el objeto celeste más brillante después del Sol y la Luna). Cien años más tarde un un historiador de arte y un astrónomo lo descubrieron, y fue con la ayuda de muchos programas informáticos, colocándose en la misma posición de frente a la casa (y sí, esta casa existía)…

Finalmente descubrieron todo:

La casa estaba en Auvers (Paris), sabían los puntos cardinales de la casa (fachada hacia el norte), fue hecha en el atardecer. Y también sabían que el objeto celeste desconocido estaba a 15 grados sobre el horizonte.

Y con con un programa informático que representaba el cielo en cualquier época y en cualquier lugar, averiguaron que Van Gogh pintó el cielo del día 16 de junio de 1890 a las 7 de la tarde.

Van Gogh le escribió a su hermano Theo (el 17 de junio de 1890): “He terminado el cuadro de La Casa Blanca con una estrella muy brillante en el cielo de noche“.

Es algo increíble como un cuadro puede incitar a averiguar que es lo que había representado y como el cuadro fue tan informativo que los llevó a descubrir que no era lo que parecía ser . Y Venus sólo se puede ver a primeras horas de la noche o o de la mañana.

Anuncios

Un pensamiento en “El ARTE sirve como fuente de inspiración a la ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s