Mapas y música

Tengo una relación amor-odio con la fotografía. Odio cuando los momentos quedan eclipsados por el intento de mantenerlo impreso en una foto. Tampoco tengo la paciencia para aprender seriamente. Sin embargo, cuando una cámara agena (siempre agena) cae en mis manos, en determinado momento, me absorve por completo. Normalmente no sé muy bien a qué hago fotos y es una manera de entretenerme, sin embargo estas dos fotos son claros ejemplos de momentos captados a propósito (no posados) y con cámaras agenas, siempre.

 

Image

Las manos son todo un retrato de las personas, tanto por fuera como por dentro, sus movimientos, que a menudo pasan tan desapercibidos, recrean estados de ánimos o transmiten sentimientos en el contacto entre ellas. Lejos de cualquiera pretensión mística, son un auténtico mapa de nuestra vida.

El contacto tierno entre dos manos y las manos como parte de aquello que nos define  es, sin duda, el asunto de esta foto. Los colores fríos de la manta quedan eclipsados por la calidez de la imagen y de la piel. En primer plano se encuentra la mano de una persona joven, sin embargo la parte destacada y enfocada está un poco más atrás. Esta parte es la mano del bebé, que rodea el dedo de la mujer. Este se encuentra prácticamente perpendicular al plano, en escorzo, como la figura del niño y nos hace especialmente partícipes de la escena. Finalmente, el rostro desenfocado del niño, completa la composición diagonal de la fotografía.

 

Image

 

Hay muchos motivos por los que querer detener el tiempo, casi tantos como para acelerarlo. Muchas veces las fotografías son una manera de captar un instante, mantenerlo y guardarlo.

Esta foto podría ser importante porque resume en gran medida un viaje excepcional (aunque tiendo a pensar que todos lo son), por la música, por el momento o porque todos los días a esa hora veía impresionada de qué asombrosa manera la luz entraba por el balcón que hice mío un tiempo.

Sin duda, es un contraluz, de marcados contrastes y destacan dos figuras principales. A la izquierda, ligeramente centrada, hay una pequeña mesa coronada por la figura de un gato. A la derecha, un guitarrista parcialmente recortado por los límites de la foto. La composición asimétrica parece dividirse en dos mitades: por un lado quietud, silencio y por otro vibraciones y música. Ambas podrían quedar conectadas por el gesto del gato.

Anuncios

Un pensamiento en “Mapas y música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s